GoPro siempre está buscando una buena historia de tiburones a la que hincarle el diente. Nos hemos topado con un par de ellas a lo largo de los años, desde el buceo libre de Ocean Ramsey con tiburones blancos hasta Jeb Corliss y Roberta Mancino capturando a criaturas marinas en realidad virtual inmersiva. Como la Shark Week 2018 acaba de terminar, te traemos una historia que tiene como protagonistas a otros amigos del océano del tamaño de un bocado: las ostras.

Las ostras son un manjar que se disfruta en todo el mundo y su producción es cada vez mayor en Estados Unidos. En la costa atlántica, los ostricultores crían estas delicias saladas en grandes jaulas verticales suspendidas bajo la superficie. Las jaulas se apilan unas encima de otras para utilizar la superficie del fondo marino de forma más eficiente y, al mismo tiempo, para proteger al vulnerable molusco de los depredadores. Según los ostricultores locales, las jaulas no solo protegen a las ostras; también se está comprobando que ayudan a otras criaturas marinas. La agencia estadounidense NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) se ha interesado en el asunto y está utilizando cámaras GoPro para recopilar datos que respalden esta hipótesis.

El equipo del NOAA Milford Laboratory fijó una GoPro en una jaula de ostras para observar cómo interactuaba la vida marina local con la infraestructura. El equipo emparejó una GoPro HERO3+ con un controlador de secuencia Cam Do Blink y un filtro de buceo en aguas abiertas de GoPro, y grabó 8 minutos de vídeo, cada hora, durante 12 horas. Tras recoger el contenido diario, un miembro del equipo de observación "puntuaba" el vídeo y anotaba si en las imágenes aparecían corvinas negras y otros peces de la zona.

Hasta ahora, el contenido ha revelado que peces en distintas fases de desarrollo utilizan las jaulas para el cortejo (los adultos) o para buscar refugio (los jóvenes).

"El vídeo de las cámaras GoPro proporciona una forma novedosa y económica de observar el comportamiento de los peces sobre el terreno, lo que nos permitirá comprender mejor cómo utilizan las jaulas de ostras para alimentarse, como refugio y como hábitat", afirma Renee Mercaldo-Allen, una de las directoras del proyecto.

Si la investigación de la NOAA demuestra que estos hábitats verticales de ostras ayudan a la vida marina local, es posible que esta práctica se extienda, por lo que podremos comer más ostras... y ofrecer refugio a nuestros amigos los peces.

Enhorabuena al equipo de investigación de la NOAA por su innovación bajo el mar con GoPro: Paul Clark, Mark Dixon, Erick Estela, Yuan Liu, Lisa Milke, Renee Mercaldo-Allen, Gillian Phillips, Jerry Prezioso, Dylan Redman, Julie M. Rose y Barry Smith.