54 días y 1500 kilómetros en solitario y sin ayuda externa: solamente una persona en el mundo podía contar su travesía por la Antártida, y ese es el aventurero de 33 años, Colin O'Brady.

El 26 de diciembre de 2018 y tras un último empujón de 32 horas para cubrir 128 km, Colin se convirtió en el primer aventurero en cruzar la Antártida en solitario y sin ayuda externa. Había completado oficialmente su recorrido desde la barrera de hielo Filchner-Ronne hasta la barrera de hierro de Ross, y en un tiempo récord.

Durante esta ruta, que capturó con su GoPro, tuvo que escalar 2743 metros en vertical y cruzar el Polo Sur. En el siguiente vídeo verás cómo la GoPro de Colin se convierte en su público en los mejores momentos y en su apoyo durante los más duros. Es una perspectiva increíble e impactante de su viaje, que le ha hecho merecedor de un GoPro Award.

"No había nadie esperándome", es lo que nos contó Colin sobre el momento en el que llegó a la línea de meta. "Así que saqué mi GoPro y expresé a la cámara lo que sentía".

Nos reunimos con este aventurero de Portland al poco de volver de la Antártida para conocer más detalles acerca de lo que hace falta para completar una hazaña tan admirable.

GoPro: ¿Qué fue lo que más te ayudó a superarlo, la fuerza mental o la física? ¿Y qué consejo darías para preparar y mantener esa fuerza?

Colin O’Brady: Lo que me ayudó a superarlo fueron los 15 cm que tengo de oreja a oreja: mentalidad. Os animo a todos a asistir a un retiro de meditación Vipassana de 10 días: mejora considerablemente la capacidad de mantener una actitud positiva.

Cuéntanos algo que hayas aprendido de esta experiencia.

Es un recordatorio, más que nada: cuidar las relaciones con las personas a las que quieres es la clave para tener una vida plena.

¿Cuál era tu comida favorita durante el viaje?

Las "barritas de Colin": unas barritas sustitutivas especiales que diseñamos junto con uno de mis patrocinadores, fundamentalmente para satisfacer mis necesidades fisiológicas.

Nota: Collin tiraba de un trineo de 180 kg, así que para reponer todos los nutrientes que gastaba, tenía una estricta dieta de 7000 calorías diarias.

¿Qué fue lo primero que comiste tras el viaje?

A pesar de todo el hielo, me moría de ganas de comer algo fresco, así que lo primero que comí después de la Antártida fue una ensalada gigantesca con aguacate y una hamburguesa.

¿Qué trucos usabas para conciliar el sueño en las casi 24 horas de luz solar? ¿O simplemente es que acababas agotado al final de la jornada?

La mayoría de los días estaba exhausto, pero sí que tenía algunos trucos. Además del tejido de la tienda de campaña, que ya reducía un poco la cantidad de luz, usaba un antifaz y unos tapones para los oídos.

¿Qué herramienta recomendarías sin falta a los aventureros?

Un dispositivo GPS para que se sepa tu ubicación en caso de emergencia.

Un trineo de casi 180 kg, ¡hala! ¿Era bueno que te fueras quedando sin suministros? ¿Dónde está el trineo ahora?

Sí, cada día el peso se reducía porque consumía alimentos y combustible. ¡El trineo está en mi garaje!

¿Por qué elegiste GoPro?

Es la mejor cámara para unas condiciones tan extremas como las que experimenté en el medio del continente helado.

¿Configuraste la cámara para sacar fotos automáticas y volvías a recogerla? ¿Fuiste al viaje con un objetivo o un plan en mente sobre lo que ibas a grabar?

La mayoría de las veces configuraba fotos automáticas y volvía a recoger la cámara, pero también grabé un poco en primer plano y dentro de mi tienda.

Consejo profesional: Colin dice que suele dejar su GoPro grabando y después saca las instantáneas de ahí cuando revisa el contenido. Usaba estas imágenes para mantener a los seguidores al tanto durante su viaje.

No es la primera vez que Colin se enfrenta a la adversidad, y no se corta a la hora de hablar de las dificultades. De hecho, atribuye muchos de sus logros más recientes a dichas adversidades, empezando por un incendio accidental que le dejó graves secuelas; hasta el punto en el que los doctores temieron que no volviera a andar. Pero Colin se negó a que ese fuera su destino. Desde entonces, ha vuelto a aprender a andar, ha competido como triatleta profesional y ha escalado el pico más alto de los siete continentes... y estos son solo algunos de sus logros.

Puedes obtener más información sobre su historia en su sitio web y siguiendo a @colinobrady en Instagram. ¡Estamos encantados de premiar a Colin con un GoPro Award y poder compartir su historia! Ve a gopro.com/awards para compartir tu historia.